OCHO DOLARES

OCHO DOLARES

Una columna de fuego naranja y nubarrones de humo negro subían hacia el cielo vespertino de Austin, Texas, mientras los bomberos se apersonaban a un edificio de apartamentos de dos pisos en llamas.

Mientras los carros-bomba con sus sirenas a todo volumen se detenían, gente en piyamas, ropa interior y aún arropados con sobrecamas corrían desde el edificio.

Un joven bombero observó horrorizado como una joven embarazada gritaba desde una ventana del segundo piso. Entonces, atendiendo al grito urgente, en castellano, de un joven que ya estaba abajo, ella saltó aterrizando con un golpe seco. Los bomberos se apresuraron a conectar sus
mangueras y a avanzar en medio del infernal calor, pero la experiencia les decía que era demasiado tarde para salvar el edificio o a alguien atrapado todavía en su interior.

Se trataba de un fuego explosivo, probablemente iniciado por kerosene o alguna otra sustancia inflamable.

En tierra, un hombre y una mujer llegaron tropezándose como antorchas caminantes. Los paramédicos corrieron a cubrirlos con sábanas, apagando las llamas, intentando consolarlos y gentilmente ayudándoles a abordar las ambulancias. “¡No, no quiero ir!” gritó la mujer, su rostro carbonizado y cubierto de lágrimas. “¡Mi bebé está allí todavía! Tengo que sacarla”.

Pero para entonces, su apartamento semejaba el interior de un horno. Con tristeza, un joven médico movió la cabeza y con firmeza encaminó a la mujer hacia la ambulancia. No fue sino hasta casi en la mañana que hallaron los restos de la niñita de quince meses en las ruinas humeantes.

Pero antes de hallar el cuerpo de la bebé, las autoridades habían descubierto la horrible verdad sobre la causa del siniestro. Un hombre, molesto porque alguien no le había pagado ocho dólares, había disparado un revolver de bengalas hacia el edificio a través de una ventana, incendiando algún material inflamable.

Un edificio completo se quemó hasta sus cimientos, 48 personas quedaron sin hogar, siete personas fueron hospitalizadas y una bebé murió… tan sólo por una discusión sobre ocho dólares.

De “¿Tu Punto es…?” por Graham Twelftree (Monarch)
Fuente: Ministries Today Update, agosto 2005

Cosas pequeñas pueden construir o pueden destruir. Detalles, solo detalles sin tratar pueden iniciar un gran incendio. Muchos han destruido sus hogares solo por cosas pequeñas. Heridas sin perdonar , momentos sin sanar, instantes sin reconocer y amarguras sin drenar. No dejes que este día sea empañado por cosas que se pueden solucionar, por "ocho dólares" puedes perder tu vida, tu familia, tu trabajo o tus hijos.

A tal grado provocaste su enojo en Horeb, que estuvo a punto de destruirte. Deut 9:8

Porque el enojo mata al insensato,y la ira da muerte al necio. Job 4:9

¿Por qué desatas tu enojo contra Diosy das rienda suelta a tu lengua? Job 15:13

About Wily Noel Condori Martinez

Powered by Blogger.