Mensajes de Temas Actuales

Los testigos de Jehová


Los testigos de Jehová

EL ORIGEN DE SU NOMBRE No se les conoció como "Testigos de Jehová" sino hasta el año de 1931. Antes de esa fecha se les conoció bajo los siguientes nombres: 'Dawnistas," (seguidores de Dawn) "mileniales, "estudiantes internacionales de la Biblia" y previamente "ruselistas".El nombre de "testigos de Jehová" fue adoptado oficialmente por la organización en Columbus, Ohio, en 1931, dada la sugestión de quien por aquel entonces era el dirigente del movimiento, el juez J.F. Rutherford, quien dijo: "Por gracia del Señor Jesucristo y de nuestro Padre celestial, recibimos gozosamente y portaremos el nombre que la boca de Jehová Dios ha pronunciado y nos ha dado, a saber, Testigos de Jehová." Entre las razones que el Atalaya menciona para la adopción de ese nombre, está la siguiente: Jesucristo llama a sí mismo el testigo fiel y verdadero... Jesús necesariamente es el testigo de Jehová, su principal Testigo. Los imitadores y seguidores de Jesús, para ser cristianos, tendrán que ser testigos de Jehová." Y luego Rutherford añade las palabras de Isaías 43:10: "Vosotros sois mis testigos, dice Jehová." Sin embargo, la verdadera razón detrás del cambio de nombre, y la adopción de uno nuevo, fue la necesidad que los miembros del grupo sintieron de divorciar la organización de los excesos y exageraciones del ruselismo, y para distinguir el grupo encabezado por la juez Rutherford de varios grupos que se habían separado de los ruselistas, el más importante de los cuales es el de los "Dawnistas", quienes por cierto parecen ser los más fuertes y activos en cuanto a programas de radio. A medida que se avanza en las sectas, los Testigos de Jehová son un grupo reducido. Alrededor de un cuarto de millón de miembros en los Estado Unidos y más de medio millón en otras partes del mundo. Este número reducido se expande por su actividad. En 1960 presentaron 132 millones de horas de testimonio, y en 1962 su publicación oficial, La Torre de vigía, tuvo una divulgación semanal de casi cuatro millones de ejemplares en 62 idiomas. Los Testigos de Jehová a pesar de llamarse cristianos no lo son por las siguientes razones:
Sus enseñanzas son terminantemente en contra de la iglesia cristiana, la cual dicen que es del diablo;
Niegan la deidad de Jesucristo, la persona y la obra del Espíritu Santo y muchas otras doctrinas esenciales;
Claman que sus enseñanzas son la única verdad de la Biblia.
Esto sería suficiente para interesar al cristiano a aprender sobre las peligrosas enseñanzas de esta secta. Muchos cristianos conocen muy bien a es tos ardientes visitadores que llagan armados de literatura y versículos de las Escrituras. CRONOLOGÍA Aunque ellos no lo quieran admitir, su fundador y primer presidente fue el juez Rutherford.
El Señor Charles Taze Russel es el fundador oficial del grupo. Este nació el 16 de febrero de 1852, y pasó sus primeros años en la ciudad de Pittsburgh en el condado de Allegheny del estado de Pennsylvania (en los Estados Unidos). En su juventud se le fomentó un terrible temor al infierno. Se dice que a menudo escribió en este sentido para prevenir a la gente sobre el castigo del infierno. A los diecisiete años Russel tuvo una larga discusión con una persona que negaba la existencia del infierno. Llegando a la conclusión de que esta persona estaba en lo cierto. En el año de 1870, a la edad de 18 años, Russel organizó una clase de Biblia en la ciudad ya citada de Pittsburg, misma que en 1876 le eligió como el "pastor" del grupo. Estuvo interesado en cuándo vendría Cristo de nuevo. Para resolver el problema empezó a estudiar la Biblia. En seguida publicó sus hallazgos en un folleto titulado The Object and Manner of the Lord's Return.
Durante siglos, las primeras inteligencias de la iglesia lucharon con el problema de la Segunda Venida, mas Russell sintió que lo habría resuelto en casi nada de tiempo. El folleto de Russell consiste en una larga, complicada e incorrecta interpretación de unas Escrituras arrancadas de su contexto, combinadas con un intrincado cálculo de tiempo. El resultado final de estos trabajos fue la manifestación de que Jesucristo volvería en el año 1874. Más tarde Russell cambió la fecha a 1914. Esta vuelta debía ser física, sino espiritual. En otras palabras, cuando Cristo regresara, no sería visible. Esto, desde luego, contradice Apocalipsis 1:7. Casi todas las enseñanzas de los Testigos gira en torno a la Segunda Venida de Cristo. En 1874, Russell fue elegido pastor de una clase de Biblia que había estado enseñando durante cuatro años. Esto marcó el principio real de la secta, ya que esto era en el año de la supuesta vuelta de Cristo y él era el líder del grupo al cual Cristo se manifestaría. En 1879, Russell empezó a publicas la revista La Torres del Vigía de Sión y Heraldo de la Presencia de Cristo, que andando el tiempo se convirtió en lo que ahora se conoce como The Watchtover Announcing Jehová's Kingdom, título que aparece comúnmente en inglés, aun en sus publicaciones en castellano, y que significa "La Torre de Vigía que Proclama el Reinado de Jehová". Esto fue beneficioso a la expansión del Movimiento. Allá por 1880 había treinta nuevas congregaciones en siete estados. En 1881, La Torre de Vigía y la Sociedad de Tratados fueron establecidos y registrados en 1884. El Movimiento de los Testigos de Jehová es ahora oficial. El año 1884 marca el principio de la organización que se conoce como Los Testigos de Jehová, pues fue entonces cuando Charles Taze Rusell fundó la organización religiosa llamada la "Sociedad de la Torre de Vigía de Sión" y de principio tan modesto, el "pastor" Russell vio su movimiento crecer y extender, bajo una sucesión de diferentes nombres, hasta que poco antes de su muerte, en 1916, le había dado la vuelta al mundo y pervertido las mentes con miles de sus doctrinas perniciosas. Mucho se ha dicho y se ha escrito en cuanto al carácter dudosos del "pastor" Russell, de su juramento falso sobre su supuesto conocimiento del idioma griego (Russell dijo que se lo conocía, y luego tuvo que admitir que ni siquiera podía identificar una letra del alfabeto griego); sus imprudentes relaciones con mujeres son cosa bien sabida, particularmente el episodio con una joven sirvienta en su casa; y ¿que podemos decir de su atentado de quitarle a su esposa, por medio de un fraude, una cantidad de dinero que realmente la pertenecía a ella? Y de sus tratos fraudulentos en el manejo de dinero que pertenecía a la Sociedad... y su divorcio, por sus aventuras amorosas y métodos de engaño.... su tan conocido fracaso financiero cuando quiso vender su famoso "trigo milagroso" a los fieles al mercenario precio se sesenta dólares por fanega... su arrogante presunción que le hizo decir que sería mejor que una persona no abriera las pastas de la Biblia pero que leyera los Estudios Sobre las Escrituras que él mismo había escrito... su declaración de que era un ministro ordenado, lo cual después tuvo que negar cuando se vio confrontado en corte con la evidencia de que jamás había sido ordenado. Russell fue afortunado al fundar una nueva secta, pero tuvo un fracaso en su vida personal. Russell se casó con María Frances Ackley en 1879. La nombró secretaria del tesoro de la sociedad redactora asociada a la Torre de Vigía. Con el paso de los años ésta estaba cada vez más disgustada por el modo en que su marido trataba sus artículos. Los Testigos de Jehová afirman que es por esto que lo que finalmente ella abandonó a ambos: sociedad y marido. En 1913 la señora Russell pidió a su marido el divorcio por los motivos de "engreimiento, egoísmo, dominación e incorrecta conducta hacia otras mujeres." En Junio de 1912 el Rvdo. J.J. Ross, un pastor bautista de Hamilton, Ontario, censuró a Russell en un folleto.. En seguida Russell demandó a Ross. Al declarar, Rusell fue atrapado en una mentira. Se le preguntó si sabía griego, el idioma original del Nuevo Testamento. Sí contestó, pero cuando se le pidió que leyese una cartas griegas, admitió que no había dicho la verdad.Russell había pretendido ser un pastor ordenado pero bajo juramento admitió que nunca había sido ordenado. Este perjurio premeditado refleja mal al hombre que clamó tener la única interpretación correcta de la Palabra de Dios. Los Testigos de Jehová pretenden ahora no creen en las enseñanzas de Russell, pero un minucioso examen de sus escritos contradice esta pretensión.
¿Necesita decirse más para convencer a los que buscan la verdad que Charles Taze Russell fue uno de los estafadores religiosos más audaces en el panorama americano, y de que su plan fue uno de los más dañinos fraudes para pervertir la fe y destruir la confianza de muchos creyentes sinceros? ¡Cuánto mejor hubiera sido para el cristianismo si el "pastor" Russell hubiera preparado el resto de su vida en su ocupación de tendero, en la cual tuvo bastante éxito, en lugar de haberse convertido en un charlatán religioso, en el papel de cual causó incalculables daños a millones de almas y mentes! Y sin embargo, ¡este es el hombre de quien su sucesor y colega, el juez Rutherford, dijera en cierta ocasión: "Cuando a historia de la Iglesia de Cristo quede escrita en su forma final, se encontrar que el lugar siguiente al de San Pablo en la sala de la fama de los expositores del evangelio del gran Maestro, será ocupado por Charles Taze Russell! Y éste es el hombre a quien los Testigos de Jehová consideran como el "pionero humano sobresaliente en el área de la reforma religiosa, y cuya obra fue más trascendental e importantes para la posteridad que cualquier cosa que haya sido hecho desde los días de Jesús y los apóstoles".
Y éste es el hombre- con todas sus contradicciones, presunciones, ignorancias, arrogancia y engaños, éste es el hombre que fundó y que estructuró la extraña "teología" que guía la histérica fe, y los esfuerzos frenéticos de más de seiscientos mil Testigos de Jehová alrededor del mundo. Después de la muerte del "Pastor Russell" que ocurrió el 31 de octubre de 1916, la abrumadora mayoría de los Testigos se inclinó en dirección del juez Joseph Franklin Rutherford para que fuera su líder. Este hombre se había hecho popular con Russell por sus actividades como consejero legal de la Sociedad, y con los Testigos en general, por sus ataques virulentos sobre toda forma de "religión organizada." La experiencia judicial del juez Rutherford (había fingido brevemente en la primera parte de su vida como juez especial adscrito al Octavo Circuito Judicial de Boonville, Missouri), había de servirle mucho en sus muchas escaramuzas dentro de la organización, y en sus muchas batallas con los "incrédulas", pero dicha experiencia judicial no fue suficiente para impedir que tuviera que servir una condena en la Penitenciaría Federal de Atlanta, por violación del "Acta de Espionaje" de 1918. Pero cuando fue puesto en libertad en 1919, regresó al seno de la Sociedad de Testigos, donde fue aclamado cono héroe y mártir. Y él siguió dirigiendo a los Testigos como mano de hierro, hasta su muerte que le sobrevino, estando en su mansión palaciega, "Beth Sarim," en San Diego, California, el 8 de enero de 1942, a la edad de 72 años. Pero dicha experiencia judicial no fue suficiente para impedir que tuviera que servir una condena en la Penitenciaría Federal de Atlanta, por violación del "Acta de Espionaje" de 1918. Pero cuando fue puesto en libertad en 1919, regresó al seno de la Sociedad de Testigos, donde fue aclamado como héroe y mártir. Y siguió dirigiendo a los Testigos con mano de hierro, hasta su muerte que le sobrevino, estando en su mansión palaciega, "Beth Sarim," en San Diego, California, el 8 de enero de 1942, a la edad de 72 años.El caso de Rutherford no desanimó a los Testigos, ya que en la Segunda Guerra Mundial, 3.500 Testigos fueron encarcelados por rechazas jurar el servicio militar. Los Testigos también rehusaron jurar lealtad a la bandera, o seguir las leyes del gobierno, ya que Rutherford enseñó que todos los gobiernos de la humanidad son del diablo. La oficina de Brooklyn, cerrada durante la prueba y el encarcelamiento de Rutherford y sus ejecutivos, se abrió de nuevo el 1 de octubre de 1919, y todavía hoy sigue adelante. La contribución del juez Rutherford a los Testigos de Jehová fue considerable. Fue él quien inició las pláticas por radio, y el uso de discos de fonógrafo como utensilios importantes para el celo proselitor de los Testigos. Más de cien libros y panfletos fluyeron de su pluma, y sus escritos han sido traducidos a más de 80 idiomas, alrededor del mundo. Rutherford murió el 8 de enero de 1942 y Nathan Homer Knorr fue elegido tercer presidente de la sociedad. Knorr había nacido en Bethlehem, Pennsylvania, en 1905; a los dieciocho años ya hacía su jornada completa como Testigo de Jehová, uniéndose a la plantilla de la oficina central en Brooklyn. De allí fue derecho a la cumbre. Cuando el juez Rutherford murió, Nathan H. Knorr fue electo presidente de la organización. Aunque ha servido en dicho puesto principal desde el año de 1942, poco se sabe de él, tal es el sigilo y el secreto con que se rodea. Trabaja intensamente en el cuartel general de los Testigos en Brooklyn, y aparece especial y casi únicamente e las grandes convenciones internacionales de los Testigos, en una de las cuales (en el año de 1953), dirigió la palabra a más de 170.000 personas congregadas en la ciudad de Nueva York. Marcus Bach, un estudiante muy objetivo y caritativo del panorama religioso americano, ha hecho la siguiente interesante observación de los dirigentes de los Testigos de Jehová: "El 'pastor' Russell estuvo rodeado de estuvo rodeado de escándalo; el juez Rutherford de misterio, y el hermano Knorr de silencio." Knorr no se parece mucho a los dos líderes anteriores. Esquivaba la publicidad; su nombre rara vez aparecía en los periódicos. Bajo su liderato ha habido un nuevo énfasis en la formación de programas para los Testigos. Se han publicado recientemente libros sobre el tema. También ha habido una traducción de la Biblia (de acuerdo a las doctrinas de la sociedad) llamada la Traducción del Nuevo Mundo. Los traductores de esta "Biblia" son anónimos. La mayoría de los estudiantes de la Biblia están contentos de firmar su obra, pero los Testigos rara vez descubren los autores de sus escritos. Bajo la dirección de Knorr, la obra de los Testigos de Jehová no sólo se ha difundido en este país, sino también en 185 países del mundo. DOCTRINA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Los Testigos de Jehová son muy conocidos por sus visitas de casa en casa. ¿Por qué visitan tanto los Testigos de Jehová? Lo hacen porque están trabajando duro para ganar la salvación. Como los Testigos de Jehová no creen en el infierno, no tienen temor al castigo eterno, pero temen no encontrar la norma de salvación de Jehová. Russell negaba la existencia del infierno, que sustituía por un temor de Dios. ¿Por qué dan tanto testimonio los Testigos de Jehová? Su motivo no es amor a Dios, sino más bien el espantoso terror de Dios. Russell negaba la existencia del infierno, pero la sustituía por algo que parece mucho más terrible: la muerte del alma y del cuerpo. Jesús habló a menudo del infierno. Le llamó Gehenna, el lugar del tormento (véase Mateó 5:22, 29, 30: Apocalipsis 19:20 y 20:10, 14, 15 narran un "algo de fuego"). Russell no podía aceptarlo. Argumentaba que era irrazonable y contrario al amor de Dios. En lugar del infierno inventó la doctrina de la aniquilación, que afirma que el alma de una persona muere cuando su cuerpo muere. Enseñó que una persona sólo podría escapar de su destino aceptando y predicando las doctrinas de los Testigos de Jehová. La organización se encuentra dividida en dos grupos principales, aunque también hay otros grupos menores. A los que están en las oficinas y toman las decisiones importantes se les llama 144.000. Este número procede del Apocalipsis 7:4-8 y la mayoría de los cristianos interpretan como número simbólico que se refiere a las doce tribus de Israel. Los Testigos de Jehová dicen que este texto habla de 144.000 Testigos que ha sido elegidos por Dios para se líderes especiales. Al resto del grupo, a los que van de casa en casa, se les llama "oveja negra" o Jonadabs. Los jonadabs no tienen el mismo futuro eterno como los 144.000 y deben trabajar mucho para ganar su salvación. Esta es la razón por la que son tan fervoroso y consagrados. Las enseñanzas de los Testigos señalan un gran acontecimiento que tendrá lugar un día no muy lejano: La batalla de Armagedón. En la Biblia esto se refiere a la última gran batalla entre Israel (Apocalipsis 16:16). Pero los Testigos, con su típica interpretación libre, claman que Armagedón será una devastación termonuclear mundial. Según los Testigos, de un lado estarán todas las naciones del mundo, los líderes del Cristianismo (que dicen que son del demonio) y todos los paganos. En otro lado estarán aquellos 144.000, que están aún en la tierra, habrá una batalla en el cielo entre Dios y Satanás. Los Testigos de Jehová no tendrán que luchar; el mismo Jehová luchará por ellos. El resultado de la batalla será terrible. Alrededor de dos billones de personas morirán, todos los cristianos serán exterminados y todas las naciones serán destruidas. Ninguna persona que haya estado en contra de Jehová y sus Testigos permanecería viva. Sólo los fieles Testigos sobrevivirán al Armagedón. Durante los próximos millares de años después de Armagedón, muchas cosas buenas les sucederán a los Testigos. Primero, en cuanto el resto de los 144.000 (que están todavía en la tierra después de Armagedón) mueran, Irán inmediatamente al cielo para reinar con Jesús. Los supervivientes de las "otras ovejas" de la gran batalla limpiaran los restos y estarán preparados para el gran juicio venidero. En seguida se les devolverá la vida a multitudes. "Resucitarán" grandes personalidades, tales como Abraham, Moisés y David. Los Testigos de Jehová dicen que después de que los héroes del Antiguo Testamento hayan regresado, entonces las "otras ovejas" serán resucitadas. Luego, Jehová hará "recrear" a toda la gente que nunca tuvo la suerte de oír la verdad acerca de Jehová. El resto permanecerá aniquilado. Durante millares de años estos billones de gentes serán "educados". El día del Juicio elegirán si aceptan o rechazan a Jehová. Los que rechacen a Jehová serán aniquilados. El resto permanecerá en la tierra para siempre. ¿Hay algo de esto en la Biblia? No, nada. En ninguna parte la Biblia enseña que nadie tendrá una segunda oportunidad antes del día del Juicio. En I Corintios 15 dice que sólo aquellos que creen en Jesucristo serán resucitados a Su vuelta y que solo aquellos que crean y estén vivos en la época de su vuelta serán tomados para ir al cielo. Apocalipsis 20 dice que después de que Cristo haya reinado durante mil años, aquellos que nunca fueron cristianos serán resucitados y juzgados según sus obras. No hay mención alguna a "un período educativo" durante este tiempo. Está muy claro que, sin embargo, "el que no haya sido encontrado en el libro de la vida, será encerrado en el lago de fuego" (Apocalipsis 20:15). Algo que hace a los Testigos de Jehová ser únicos en su género es el odio mordaz hacia el Cristianismo. Saborean la idea de que todos los cristianos sean destruidos en Armagedón. También han inventado una caprichosa fábula sobre Cristo. Los testigos de Jehová enseñan que Cristo no es igual a Dios, sino que fue creado por Dios. Para ellos, Jehová es el único Salvador. Dicen que cuando Cristo vivía en el cielo, era conocido como ángel Miguel. Cuando Cristo vino a la tierra, fue despojado de su angélica naturaleza y se convirtió sólo en un hombre. Por tanto, Jesús murió en la cruz sólo como un hombre, y la muerte de un hombre no es suficiente para reparar todos los pecados del mundo. Los Testigos también enseñan que el cuerpo de Jesús no resucitó, sino tan sólo su Espíritu. Sin embargo, igual que otros que han dicho esto, los Testigos no pueden explicar qué sucedió al cuerpo de Cristo. Para ellos, igual que para muchos otros desconfiados, el sepulcro vació (Juan 20:5) es un ministerio sin resolver. Los rasgos de las enseñanzas de los Testigos de Jehová proceden de la vida e ideas de Carlos Taze Russell, un hombre que odió el Cristianismo. Su odio ha sido alimentado y mantenido vivo por sus sucesores. Para poder enfrentarse a las pretensiones de los Testigos, el cristianismo debe estar absolutamente seguro de su salvación basada en la crucifixión y resurrección de Cristo. Debe decir con Pablo: "Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no han resurrección de muertos"... Porque si los muertos no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. ... Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho" (I Corintios 15:12, 16, 17, 20) Y es en este hecho maravilloso en el que se basa nuestra fe y esperanza de vida eterna. El escritor Stanley High dijo en un artículo suyo que apareció en la prestigiosa revista Saturday Evening Post, en su número correspondiente al 14 de septiembre de 1940: "Los Testigos de Jehová odian a todo el mundo, y procuran que el asunto sea mutuo." Alguien más ha hecho la observación de que los miembros de esta secta casi hacen del odio una religión. Su odio más "puro" (pues en efecto distinguen entre odio común y corriente, y odio "puro"), es reservado para las iglesias, a las que llaman "enemigos de Dios e instrumentos del diablo." Como el mismo Rutherford dijera: "La religión es del diablo." Y los Testigos nunca vacilan en hacer "religión" y "las iglesias" sinónimos. En el libro Sea Dios Veraz, publicado por los Testigos de Jehová, encontramos las siguientes palabras que son típicas de su posición respecto a las demás iglesias: "El enredo se debe a los pretendidos intérpretes, los guías religiosos de esta llamada cristiandad, quienes altercan entre sí constantemente, y a veces hasta con violencia... ¿Qué importa que los guías religiosos hayan rechazado el testimonio directo de la Biblia? ¿Qué importa que el clero altamente estimado de la cristiandad se haya manifestado falso y descarriados?" (Pag. 8,9). Otro de sus escritos dice:
"Ha caído la careta, la verdad de la Palabra de Dios la ha arrancado, y la religión organizada (las iglesias), ha quedado revelada, no como algo del Señor Dios y de Cristo, sino de su enemigo, Satanás - el diablo. Ahora se ve despojada de su profesión cristiana, y aparece desnuda, como lo que es, ¡el demonísmo! La religión ha quedado revelada como el enemigo inmutable de la Cristiandad." También el juez Rutherford afirma: "Presentamos estos hechos aquí, no con el propósito de ridiculizar a alguien, sino para informar a la gente que los sistemas eclesiásticos, católico o protestante, están bajo la supervisión y control del diablo, y forman parte de su organización visible, y que por ende constituyen el anti-cristo." ¿POR QUE SE NIEGAN LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ A SALUDAR LA BANDERA?Hay millones de ciudadanos que, sin saber de las peligrosas doctrinas que los Testigos de Jehová abogan, se oponen a ellos sin embargo con mayo o menor intensidad, por la actitud que éstos toman de negarse a servir en las fuerzas armadas de su nación o de darle el saludo o respeto debido a la bandera de su patria. (En casos representativos, los Testigos de Jehová de los Estados Unidos han ganado el fallo de la Suprema Corte de esa nación en ambos aspectos.) La razón que ellos aducen por la que rechazan tales deberes patrióticos es que dicen que saludar la bandera sería acto de idolatría. "Los Testigos de Jehová no saludan la bandera de país alguno... La posición que toman en todo el mundo a este respecto es escritutaria... Cualquier bandera nacional es el símbolo o imagen del poder soberano de esa nación... El saludar la bandera de cualquier nación es un acto que le atribuye salvación a la bandera y a la nación que representa. Por lo tanto, ningún Testigo de Jehová, quien la atribuye sólo a El puede saludar bandera alguna de cualquiera nación sin al hacerlo violar el mandato de Jehová contra la idolatría tal como se expresa en su Palabra." Y sin embargo, los Testigos no demuestran titubeo alguno en apelar a las cortes y organizaciones de los gobiernos de este mundo que, dicen ellos, están "controlados por el diablo." No vacilan los Testigos es disfrutar de las libertades o privilegios que el patriotismo de otros ha comprado al precio de su sacrificio y vida. ¿QUE CREEN LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ ACERCA DE CRISTO? "Para principiar, Jesús vivió encarnado, fue un ser humano perfecto: previamente había sido un ser espiritual perfecto. Desde su resurrección, es un ser espiritual perfecto del orden más elevado, o divino... No fue sino hasta el momento de su consagración, que fue hecha hasta la muerte, y que se tipificó en su bautismo a los treinta años de edad, que recibió la prenda de su herencia de la naturaleza divina." Russell negó que Jesús fue humano y divino cuando estuvo en la tierra, con las siguientes palabras: "Ni tampoco fue Jesús una combinación de las dos naturalezas, la humana y la espiritual. La fusión de las dos naturalezas produciría no la una ni la otra, sino algo imperfecto e híbrido, que sería detestable a la economía divina." Para Russell, Jesucristo no era más que un ángel creado: "Nuestro Redentor existió como un espíritu antes de que fuera hecho carne, y habitara entre los hombres. En ese período, al igual que posteriormente, se le conocía muy atinadamente como un "dios" -un ser poderoso. Como principal entre los ángeles, y en siguiente lugar al Padre, se le conocía como el Arcángel (ángel supremo o mensajero), cuyo nombre Miguel significaba, "Quien como Dios," o sea, representante de Dios." Una negación sin ambages de la deidad de Cristo Jesús se encuentra en el libro de los Testigos intitulado Reconciliación: "Jesús no era Dios el Hijo." Y en el ya citado Sea Dios Veraz, dice lo siguiente: "La verdad del asunto es que el Verbo es Cristo Jesús, quien sí tuvo principio... por esta razón se habla de él como un unigénito del Padre. Y más adelante en el mismo libro, hallamos la siguiente declaración: "si Jesús era Dios entonces durante la muerte de Jesús, Dios estaba muerto y en el sepulcro." Si quedara todavía alguna duda en cuanto a la negación que los Testigos hacen de la deidad de Jesucristo, las siguientes palabras de su líder Rutherford la borran enteramente. "Algunos han creído con toda vehemencia que Jesús era el mismísimo Dios. Pero tal conclusión no está basada en las Escrituras. ... Algunos insisten en que Jesús, durante su estancia en la tierra era tanto Dios como hombre, plenamente. sin embargo, esta teoría es errónea... Es también fácil ver que Jesús no podía ser parte de Dios y parte hombre, pues esto hubiera sido más de lo que la ley requeriría; y por ende, la justicia divina no hubiera aceptado dicho rescate."
De modo que éste es el Cristo de los Testigos de Jehová -un ángel, un mensajero, un representante, un ser creado, un hombre perfecto, pero no el unigénito Hijo de Dios, el Dios-Hombre, en quien habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente," tal como declara la Biblia (Colosenses 2:9). En segundo lugar, los testigos de Jehová niegan la resurrección física de Cristo. Russell no podía haber sido más explícito en cuanto a su negación de la resurrección corporal del Señor, cuando declaró:
"Sin embargo, el cuerpo de nuestro Señor fue removido de manera sobrenatural de la tumba, puesto que de haber permanecido allí, hubiera sido obstáculo infranqueable para la fe de los discípulos... No sabemos nada en cuanto a qué pasó con su cuerpo... Si fue disuelto en gases, o si se le preserva algún sitio todavía como un gran monumento al amor de Dios, nadie lo sabe." Russell añade ala hilera de falsedades, al decir:
"Durante se resurrección y después de ella, Jesús fue un espíritu- un ser espíritu del orden más elevado de la naturaleza divina... sufrió la muerte a manos de los hombres, pero fue levantado de los muertos como un ser espiritual, del orden más elevado de la naturaleza divina... El hombre Jesús está muerto, para siempre muerto."
"El cuerpo humano de nuestro Señor, el que fue crucificado, fue removido, o recogido de la tumba por el poder de Dios... Las escrituras no nos revelan lo que pasó a dicho cuerpo, excepto que nos dicen que no sufrió corrupción o descomposición... Las escrituras nos dicen que Dios escondió milagrosamente el cuerpo de Moisés; y con igual facilidad pudo Jehová el haber preservado y escondido el cuerpo de Jesús." ¿Cómo es posible que alguien - Testigo de Jehová o alguien más - pueda realmente creer estas atrevidas falsedades cuando la Palabra de Dios dice claramente que Jesús se les apareció a sus discípulos después de su resurrección? Y "El se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces ellos espantados y asombrados, pensaban que veía un espíritu. Más el les dice: ¿Por qué estáis turbados, y suben pensamientos a vuestros corazones? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad, y ved; que el espíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y no creyendo aún ellos de gozo, y maravillados, díjoles: ¿Teneís aquí algo e comer? Entonces ellos le presentaron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él Tomó, y comió delante de ellos"? Los Testigos de Jehová también niegan el retorno corpóreo de Jesucristo. Sobre este importante punto, el "pastor" Russell escribió: "También necesitamos recordar que nuestro Señor ya no es un ser humano ... Puesto que ya no es en manera alguna un ser humano, no debemos esperad que vuelva otra vez como un ser humano."
Los Testigos hacen completamente a un lado la enseñanza directa y clara de las Escrituras al declarar: "Algunos erróneamente esperan un cumplimiento literal de las declaraciones simbólicas de la Biblia. Los tales esperan ver al Jesús glorificado viniendo sentado en una nube blanca, en la que todo ojo lo verá. Siendo que ningún ser humano ha visto jamás al padre... tampoco podrán ver al Hijo glorificado." De modo que siendo que los Testigos de Jehová rechazan y niegan enfáticamente la deidad de Jesucristo, su resurrección corporal y su regreso a la tierra en manera visible, cualquiera otra cosa que se pudiera decir de ellos tendrá que decirse después de que haya dicho -con bondad pero con firmeza y honestidad- que cristianos no lo son, pues el apóstol Juan claramente n os advierte: Todo espíritu que no confiesa que Jesucristo es venido en carne, no es de Dios: y éste es el espíritu del anticristo, del cual vosotros habas oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo (I Juan 4:3). ¿QUE CREEN LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ EN CUANTO A LA BIBLIA? Los testigos de Jehová se enorgullecen de que pueden citar pasajes escritutarios sobre casi cualquier tema concebible. En este particular, como en caso todo lo demás, el "pastor" Russell les fijó la norma, pues se dice que hay más de 5.000 citas o declaraciones bíblicas en sus tomos de Estudios en las Escrituras. Mas a pesar de esto, como en los casos de todos los otros cultos, los Testigos de Jehová no aceptan la Biblia "tal como ésta es," -con lo cual queremos decir que ellos dicen que hay otros libros que "suplementan" la Biblia, y que uno tiene que leer al mismo tiempo que lee las Escrituras si quiere obtener "la verdad". EL principal entre estos estudios "suplementarios" es la obra de Russell; Studies in the Scriptures (Estudios Sobre las Escrituras), sobre la cual el autor pomposamente anunció que su lectura era tan necesaria para entender la Biblia que si una persona no podía leer tanto su libro como la Biblia, sería mejor dejar de leer ésta y leer solamente sus famosos Estudios! Los seguidores de Russell se han hecho participantes de esta vanidad intolerable, al decir: "Si los seis de los Estudios sobre las Escrituras son prácticamente la Biblia, arreglada topicalmente con muchos textos bíblicos dados como prueba, no sería impropio el nombrar a estos volúmenes "La Biblia en Forma Arreglada." Con lo cual queremos decir que estos volúmenes no son meramente una colección de comentarios o exposiciones sobre la Biblia, sino que prácticamente son la Biblia misma. Además, no solo encontramos que la gente no puede ver el plan divino al estudiar la Biblia por sí sola, sino que también hemos notado que si alguien hace a un lado los Estudios sobre las Escrituras aun después de que los haya usado, después de que se ha llegado a familiarizar bien con ellos, después de que los haya leído digamos diez años- si entonces los hace aun lado se dedica a leer solamente la Biblia, aunque haya entendido su Biblia por los diez últimos años, nuestra experiencia nos ha enseñado que dentro de dos años regresa a la oscuridad. Por otro lado, si se hubiera contentado con leer los Estudios sobre las Escrituras, con las referencias o citas bíblicas citadas, sin leer una sola página de su Biblia como tal, al fina de dos años seguirá en la luz, porque entonces tendría la luz de las Escrituras." ¡Más todavía! Los Testigos de Jehová de nuestro días van aún más allá de su fundador Russell y sus primeros seguidores en su actitud hacia la Biblia. ahora no sólo seguidores en su actitud hacia la Biblia. Ahora no sólo insisten en que se lean :dichos suplementos" a la Biblia; los Testigos de Jehová de nuestros días has cambiado la Biblia para que ésta rece en la manera en que ellos quieren que rece, y para que ellos puedan usarla para substanciar sus doctrinas pervertidas y torcidas. El método más moderno o reciente que este grupo ha usado para torcer lo que la Biblia verdaderamente enseña es el de presenta lo que ellos dicen ser nuevas traducciones de la Biblia, que consisten en dos tomos, uno llamado The New World Translation of the Christian Greek Scriptures (Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Cristianas Griegas), que contiene todo el Nuevo Testamento, y otro intitulado The New World Translation of the Hebrew Scriptures (Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Hebreas), que contiene hasta ahora diecisiete libros del Antiguo Testamento. Estas "nuevas traducciones" se publicaron primero en 1950, y fueron revisadas en 1952. Ya han alcanzado fenomenal popularidad y venta entre los Testigos, pero esto nada más prueba una vez más que "los Testigos de Jehová están sólo interesados en lo que el Espíritu Santo ya ha revelado perfectamente." Y, como el apóstol Pedro advirtió, estos traductores "tuercen... las ... Escrituras, para perdición de sí mismos" - y la destrucción de todos aquellos que leen y creen sus perversiones dañinas de la Palabra de Dios. SU ENSEÑANZA EN CUANTO A LA SALVACIÓN La salvación, para los Testigos de Jehová, consiste casi enteramente en ser "imitadores" de Jesús, lo cual es desde luego una forma de salvación de sí mismo, o por los propios esfuerzos de uno, nada más que justificación por las obras en vez de justificación por la fe. Al creer que Jesús fue sólo un hombre hasta el momento de su resurrección, los Testigos nulifican el plan y el poder de redención de la cruz de Cristo, puesto que si Jesús fue nada más un "hombre perfecto" hasta su resurrección - cuando se levantó no hubo ni estuvo la Deidad en la cruz, y la sangre que se derramó en el Calvario fue sólo la sangre de un hombre, y por lo tanto no puede ser eficaz la emisión de los pecados, o para esa limpieza del alma que sólo se puede lograr por medio de la sangre del propio Hijo de Dios. Al mismo tiempo que niegan la deidad de Jesucristo, haciendo de esa manera el sacrificio de la cruz como algo impotente, los Testigos afirman que todo lo que Jesús logró el morir fue pagar el "rescate" necesario para librar a los humanos de la muerte, de tal modo que se les concediera una segunda oportunidad. Russell lo expresó de la manera siguiente: "El "rescate por todos" hecho por "Jesucristo hombre" no le da o garantiza la vida o bendición eterna a cualquier hombre, pero si le garantiza a todo ser humano otra oportunidad o períodos en que puede merecer la vida eterna." Los testigos de Jehová no saben nada en cuanto a la conversión, o la regeneración, o la justificación por la fe, o la limpieza del pecado, o el bautismo con el Espíritu Santo, o el ser llenos con el divino Consolador. Estas palabras, y las experiencias que denotan, con cosa totalmente desconocidas por la fe y la religión de ellos. Y es natural que así sea, puesto que al negar que la obra redentora de Cristo se completó en la cruz, hacen que sea imposible que ellos lleguen a conocer al Señor en su gracia de salvación. Igualmente, al negar la realidad del Espíritu Santo como una Persona, -"El Espíritu Santo no es una persona de la Deidad'... "No hay un Espíritu Santo personas revelado en las Escrituras" -Los Testigos hacen que sea material y definitivamente imposible que ellos lleguen a saber lo que significa "ser salvo" y "santificado" El Pentecostés no tiene significado alguno para un Testigo de Jehová. Los miembros de esta secta están más listos a creer al "pastor" Russell y su doctrina que le roba su lugar al Señor Jesucristo, de que cada uno tiene que obrar su propia salvación, que la gozosa proclamación del apóstol Pablo: "Por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: no por obras, para que nadie se gloríe" (Ef 2:8-9) Un Testigo de Jehová nunca experimenta el inefable gozo de que el Espíritu Santo mismo de Dios le dé testimonio de que él es un hijo de Dios. Y los que crean que el Espíritu Santo es nada más una "influencia impersonal" nunca pueden llegar a conocer el gozo bendito y la victoria de ser "llenos del Espíritu". De modo que de esta plan de "salvación" que abogan los Testigos de Jehová, un plan que le niega su lugar a Cristo, que rechaza la personalidad del Espíritu Santo, que hace a un lado el poder de la sangre expiatoria, de esta plan decimos y no es mucho afirmar, como ya lo hiciera el doctor Dixon, que "en vez de ser un plan de salvación, es un plan de condenación." ¿QUÉ DEL FUTURO?Antes que uno pueda empezar a entender las doctrinas raras y erradas de los Testigos de Jehová sobre la vida futura, es menester entender qué quieren ellos decir cuando hablan de la muerte. La muerte, para los adherentes de este grupo, significa la cesación del ser, la aniquilación, el fin de toda forma de existencia. Russell describe su propia teoría al decir lo siguiente:
"La muerte es un período de inconsciencia absoluta - más aún, es un período de no existencia absoluta. ... El ser, el alma de nuestro Señor estuvo en un período de no-existencia (o dejó de existir diríamos en más propio lenguaje), durante le período de su muerte. ... Era necesario no sólo que el hombre Cristo Jesús muriera, pero igualmente necesario que el hombre Cristo Jesús nunca volviera a vivir, que permaneciera muerto por toda la eternidad." La misma errada manera de pensar se expresa en las palabras del juez Rutherford que a continuación citamos: "Otra de las tretas con que Satanás ha engañado y cegado a la gente es esa enseñanza de que los muertos están conscientes después de haber muerto... Los que han muerto ya no están conscientes ni lo volverán a estar jamas... El hombre fue creado del polvo. e le sentencio a volver al polvo." De modo que para los Testigos de Jehová, la muerte tiene tan sólo un significado: la destrucción completa total, absoluta; la aniquilación - completa y sin reservas. Y, ¿qué hacen con todas esas declaraciones de la Biblia que enseñan la condición consciente de los muertos? La manera en que ellos "explican" las palabras de Cristo hallarón en la cruz, nos darán una pauta de cómo evaden los Testigos el significado verdadero de las Escrituras. Rutherford lo explica de esta manera: "El ladrón nunca llegará al cielo, puesto que la promesa que se le dio que si estaba en el lado de Cristo Jesús estaría en el paraíso. Es seguro que el ladrón no fue ni al cielo ni al paraíso el día que murió, pues de haber sido así hubiera llegado a dicho lugar antes que Jesús... El ladrón murió, fue puesto en la tumba, y allí está todavía... Las palabras e Jesús al ladrón fueron: "De cierto te digo, hoy, que estarás conmigo (o sea que te lo estoy diciendo hoy), en el paraíso". ¡Qué siniestro sistema - que recurre a evadir la enseñanza directa y clara de la Palabra de Dios por medio de un cambio de puntuación! La palabra de Dios reza así: "De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso." De tosas las erróneas y tergiversada teorías en el sistema de los Testigos de Jehová, la más torcida, la más antibíblica - y la que más atrae a los perversos - es la que enseña que "no hay infierno" Los testigos de Jehová rechazan totalmente la enseñanza escritural del castigo eterno. Russell no sólo lo rechaza - la ridiculiza. En su explicación de Marcos 9:47-48, Russell dice: "este texto ha sido un favorito por largo tiempo entre los que nos hablan, con gritos y manoteos del fuego del infierno. En este versículo de la Biblia ellos creen que tienen prueba suficiente, de que los pecados serán castigados por medio del tormento del fuego que nunca se apagará. Con gran celo afirman que los gusanos no mueren. Pero debe notarse que de lo único de que se dice que no mueren son exactamente los gusanos. De manera que, desde su punto de vista, los gusanos son los inmortales. Nada se dice en cuanto a que los seres humanos estén vivos y conscientes en ese fuego... La Biblia no enseña en sitio alguno la doctrina de la tortura eterna." Y el Juez Rutherford añade su "grano de arena" a la montaña de la falsedad al decir: "La doctrina del tormento eterno es algo que nunca se oyó por más de cuatro mil años después de que Adán fue sentenciado a morir. Es una invención del diablo... para apoyar su primera mentira: Que es la de que no hay muerte... Las doctrinas de la tortura eterna y la inmortalidad inherente han sido diseñadas para apoyarse mutuamente y siendo que ambas son falsas, ambas tiene que caer." Para persuadirnos de que esta doctrina "infernal" de 'que no hay infierno" no murió con Russell ni con Rutherford, nada más tenemos que leer los escritos posteriores de los Testigos. "Es tan fácil y claro ver que el infierno del que habla la Biblia es la tumba, el sepulcro, que hasta un niño sincero puede entenderlo, pero no así los teólogos religiosos. ... Y bien ¿quién es responsable por esta doctrina que deshonra a Dios, y cuál es su propósito? El promulgado de ella es el mismo Satanás; su propósito al introducirla ha sido el asustar a la gente, el ahuyentar del estudio de la Biblia, y el lograr que odien a Dios... La doctrina de un infierno en llama, donde los perversos son torturados eternamente después de la muerte no pude ser cierta." En un articulo por la revista de los Estados Unidos, un representante de los Testigos de Jehová contesta la pregunta "¿Qué Creen los Testigos de Jehová en cuánto al infierno? de la siguiente manera: "El infierno es la tumba; no es un sitio de tormento de fuego, y eterno. El infierno es un sitio de descanso, en esperanza de la resurrección, y no un lugar de tortura del que uno jamás puede escapar. Tanto la muerte como el infierno serán destruidos al final del reinado milenial de Cristo." Entonces, ¿qué les pasa a los malos cuando mueren? Son "destruidos." Pero cuando ocurra la segunda venida de Cristo afirman los Testigos de Jehová todos los muertos resucitaran y recibirán otra oportunidad de obedecer a Dios. Si persisten en su maldad y rebeldía, en vez de ser enviados a sufrir el tormento eterno en algún infierno, serán aniquilados - ésta es la muerte segunda, dicen ellos. ¿Y qué hacen los Testigos de Jehová con el ejemplo contado por Jesús, de Lázaro y el Rico? Lo ridiculizan y lo evaden, para desvirtuar a fuerza de tantas explicaciones su valor doctrinal, que es lo que hacen con todo pasaje bíblico que no cabe en sus espejismos. Los Testigos de Jehová dicen que esta "parábola" representó un evento venidero (cuando fue dicha), mismo que se cumplió en el año 1918. El hombre rico representa al clérigo, y Lázaro al "cuerpo fiel de Cristo." Los miembros del clérigo, o sea los ministros religiosos, son atormentados continuamente por la verdad que se proclama por este remanente fiel. En un libro que apareciera recientemente, y que tiene el vigoroso endorso de la organización de los Testigos, se halla la siguiente explicación que explaya un copo más la situación de los que mueren en sus pecados. "Durante el reinado de mil años de Cristo, todos los muertos se levantarán, y se les dará un juicio imparcial para vida o muerte; y bajo ese reinado los que con todo propósito persisten en ser desobedientes, serán destruidos para siempre, mientras que los que obedezcan el mandato justo de Cristo serán restaurados completamente a la perfección humana, de cuerpo, mente y carácter. Durante este reinado milenial, la tierra se convertirá en un paraíso edénico y por lo tanto será una habitación adecuada para el hombre perfecto; el hombre, restaurado a la perfección, habitará la tierra para siempre." Ni siquiera todos los testigos irán al cielo, sino, como dicen ellos mismos, solamente los "dignos" de los tiempos bíblicos, y los que "heredaran el reino de Dios" estarán con Cristo en el cielo. Los Testigos de Jehová añaden que dicho número estará limitado exactamente a 144.000, y estos, con Cristo, serán invisibles a inmortales. ¿Qué pasará entonces con todos los demás que hayan vivido rectamente, y en obediencia a la voluntad de Dios? La explicación que presentan es la siguiente: "Después de mencionar a los 144.000 que Irán al cielo, el capítulo 7 del Apocalipsis nos habla de "una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas gentes y linajes" delante del trono. Estos están destinados a vivir para siempre en la tierra." El señor Milton G. Henschel, director de la Sociedad Bíblica y de Tratados de la Torre de Vigía, nos da una condensación de la fe de los Testigos de Jehová en la siguiente declaración: "Jehová no tolerará la maldad en la tierra para siempre, puesto que ello es un desafío de Satanás, quien es el que causó la rebelión en el Edén, y quien pone a prueba la integridad de los hombres. El propósito primordial de Dios es la justificación de la supremacía divina. Para lograr tal propósito, Dios mandó a Jesús al mundo a proveer el sacrificio-rescate, y poner el fundamento para el nuevo orden divino de las cosas." "Jehová no tolerará que prevalezca la maldad eternamente en la tierra. El principio del fin de Satanás ocurrió cuando Cristo tomó poder en el cielo como Rey. Esto pasó en 1914. el primer acto de Cristo fue arrojar a Satanás del cielo, a lo que siguieron grandes dificultades en la tierra. Esto llegará a su culminación en el Armagedón, la gran batalla de Dios, en la que se logrará la destrucción completa del diablo, y de su sistema o régimen de cosas, su mundo. En contestación a la pregunta "¿Creen los Testigos de Jehová que su fe es la única fe verdadera?" el señor Henchel, dando evidencia de un dogmatismo arrogante declaró: "Naturalmente; si creyeran que alguien más tiene la verdadera, ellos le predicaría." ¿SON CRISTIANOS LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ? Hace sólo un par de años ellos no aceptaban ser llamados cristianos, recientemente y quizás por razones de ganar mas personas para su secta ellos se dicen ser cristianos, pero ¿puede ser cristiano alguien que niegue la deidad del Señor Jesucristo? ...¿alguien que niegue el poder redentor de la sangre de Cristo? ...¿que niegue la resurrección física de Cristo? ... ¿que niegue el retorno personal y corpóreo e Cristo? ... ¿qué le niegue la realidad del Espíritu Santo como Persona? ... ¿qué niegue la doctrina de la Trinidad y la atribuya al diablo? ... ¿que niegue lo completo y la suficiencia de la Biblia, y que en vez de creerla, procure cambiarla? ... ¿que niegue que la salvación es por la fe en Jesucristo, y que en vez de ello crea que la salvación es por las obras? ... ¿que niegue que la muerte es el fin del período probatorio del hombre? ... ¿que niegue la clara enseñanza escritural de la existencia del infierno? ... ¿que niegue el derecho de entrar al cielo a cualquiera que no haya sido Testigo de Jehová? ¿Puede persona alguna, negando tanto, y creyendo tan poco de la enseñanza clara, llana e inequivocada de la Biblia, ser considerada como una persona cristiana? Hagamos la concesión de permitir que Juan, el apóstol del amor cristiano, conteste tal pregunta: ¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? (1 Juan 2:22), y Todo espíritu que no confiesa que Jesucristo es venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del anticristo (1 Juan 4:3) A la luz de la declaración del apóstol Juan, uno -en completa honestidad y caridad -tiene que concluir que los Testigos de Jehová, en vez de ser cristianos, son víctimas de uno de los engaños satánicos más cruentos que hayan desviado las mentes y almas de los hombres, de único Dios viviente y verdadero.

About Wily Noel Condori Martinez

Powered by Blogger.