¿Cómo plantaremos las raíces?

¿Cómo plantaremos las raíces?
por Jorge Zúñiga
Los jóvenes del mundo tienen que ser alcanzados y los jóvenes de nuestras iglesias necesitan recibir atención pesonalizada para que sean formados en Cristo de modo que su permanencia en la iglesia sea de un crecimiento significativo para el pueblo de Dios.

Los jóvenes del mundo tienen que ser alcanzados y los jóvenes de nuestras iglesias necesitan recibir atención pesonalizada para que sean formados en Cristo de modo que su permanencia en la iglesia sea de un crecimiento significativo para el pueblo de Dios. Para aprender de la experiencia que RAÍCES ha tenido en cuanto a la pastoral juvenil, Apuntes Pastorales se reunió con Jorge Zúñiga quien compartió sobre el objetivo al cual apunta la pastoral juvenil, el modelo educativo y la formación de liderazgo.

De acuerdo con algunos estudios, elevado porcentaje de jóvenes que crecen en la iglesia, al cumplir los dieciséis o dieciocho años se van de estas, ¿cuál considera que es la razón principal por la que esto se esté dando?

Bueno, son varias. Una de ellas es el hecho de que nuestros jóvenes no están encontrando en nuestras iglesias respuesta a sus inquietudes existenciales, respuesta a sus necesidades. Y… al llegar a esa edad, específicamente dieciocho años se dan cuenta de que la iglesia no ofrece algo significativo para ellos. Y… ¡se van! —sencillamente. La adolescencia es un etapa crítica, el joven está en la búsqueda de su identidad, del propósito de su vida. Lo que hace la estructura convencional de la iglesia es mantener al joven una vez por semana dentro de su templo hablándole lo que a los líderes les interesa, pues creen que al joven le interesa, pero no es lo que él necesita. Es importante escucharlos y partir de las inquietudes que ellos tienen. Por eso es que muchos programas no prosperan, porque nacen de nosotros los adultos y se los imponemos a los chicos sin escuchar realmente lo que ellos tienen que decir.

No estoy diciendo que los jóvenes definan programas y contenidos y los adultos digan amén a todo. Debe ser un trabajo de equipo. Los jóvenes tienen mucho que decir y nosotros, los adultos, debemos escucharlos en sus inquietudes y en sus problemas.

¿Cuáles son las necesidades importantes que un pastor no debe pasar por alto?

Una es el sentido de identidad del joven. Necesita aprender a encontrarse, saber quién es, conocer y razonar su fe. Debemos darle la oportunidad de evacuar las inquietudes y las preguntas que tiene acerca de su fe. Es decir, forjar identidad en el área espiritual en cuanto a su fe, y en cuanto a su persona de tal forma que encuentre el propósito de su vida, para ello necesita orientación profesional desde la perspectiva de lo que Dios quiere hacer por medio de él. La iglesia debe buscar el desarrollo integral del joven, debe cubrir sus necesidades espirituales, emocionales, intelectuales, sociales y físicas.

¿Qué están haciendo las iglesias en el programa de jóvenes?

Entreteniéndolos, no formándolos. No existe un sistema de formación

continua. Los programas de jóvenes son encuentros activistas. El trabajo de la pastoral juvenil tradicionalmente se ha enfocado en que el muchacho venga a la iglesia y nada más.

Concretamente, ¿qué puede hacer el pastor para corregir esta realidad?

Tres elementos básicos, pero imprescindibles, deben estar presentes en la pastoral juvenil, un objetivo claro y definido, un currículo bíblico —cuyo contenido sea integral—, y los cuatro acercamientos educativos —que son los canales a través de los cuales se lleva a cabo el proceso educativo.

El objetivo del trabajo con los muchachos debe ser: Formar a Cristo en ellos. Todo chico del grupo tiene que llegar a desarrollar el carácter del Señor. Y para lograr eso, yo tengo que empezar a trabajar con lo que RAÍCES define cuatro acercamientos educativos en el currículo . Yo tengo que atender a ese joven de tal manera que pueda ayudarlo en su desarrollo integral. La iglesia debe ver al joven de forma integral, con necesidades. No se puede ver como un asistente más de la iglesia, sino como una persona a la que tengo que formar. Y para eso se necesita tiempo. No se puede lograr este objetivo, sencillamente viendo al joven una vez por semana en el culto. La iglesia debe facilitar a los jóvenes su encuentro con el Señor a través de los acercamientos educativos.

El currículo bíblico debe contemplar la formación integral de los jóvenes. Uno de los elementos básicos que debe estar en el currículo es la evangelización. Todo joven debe ser evangelizado, que se le presente el plan de salvación. Dice un amigo mío que ningún joven es cristiano hasta que no demuestre lo contrario . Después de su conversión debe dársele seguimiento. Se le entrena para que él pueda evangelizar a otros. El currículo se aplica a los cuatro acercamientos educativos. La evangelización es un ejemplo de un elemento que debe estar en el currículo. Teniendo presente el objetivo del trabajo educativo de ayudar a los jóvenes a pensar y a vivir como Jesús debemos reconocer que las situaciones y las necesidades son tan variadas y tan amplias que no pueden ser atendidas con un sólo acercamiento .

Los cuatro acercamientos educativos básicos que usó Jesús son: 1. grupo grande —reunión del grupo de jóvenes—, 2. grupo de los doce —grupos pequeños–, 3. atención personalizada —trabajo de mentores— y 4. apartó a sus discípulos para concentrarse en un tema —campamentos, encuentros y retiros–. Estos acercamientos educativos siguen el modelo de pastoral juvenil de nuestro Señor Jesucristo.

Cada acercamiento cumple un papel al cubrir las necesidades del joven. Cada uno de los canales (acercamientos) que se usan se amoldan mejor, o son más adecuados, para suplir una gama de situaciones. La motivación, el ánimo, el estímulo, el sentido de pertenencia se suple mejor en una situación de grupo grande. La necesidad de intimidad, de cuidado mutuo, de tratar temas que interesan a los que son semejantes entre sí, encuentran el ambiente ideal en una situación de grupo pequeño. Para reprender, exhortar o tratar con un joven temas delicados en su naturaleza se deben tratar en el ámbito personal con el individuo en cuestión. Finalmente, si quiero que los jóvenes pasen tiempo concentrados en el Señor, lejos del ambiente cotidiano, el campamento, el encuentro o el retiro satisfará esa necesidad.

No se trata de usar uno u otro, se trata de entender que cada uno tiene su papel, nuestra responsabilidad es discernir cuál es la función que mejor puede representar cada acercamiento y utilizarlo de la forma más eficaz. Cada acercamiento es limitado en su alcance. Ninguno de los acercamientos por sí mismos y usados aisladamente sirven para cubrir todos los objetivos y necesidades educativas de los jóvenes. En la medida que más canales educativos estén funcionando en nuestro ministerio con los jóvenes, más eficaces seremos en cubrir y suplir sus necesidades y alcanzar los objetivos propuestos. Pero no debemos engañarnos, la gama de necesidades a cubrir no será completa en tanto no tengamos los cuatro acercamientos en pleno funcionamiento; unos ministran allí donde los otros no pueden.

RAÍCES tiene conocimiento de iglesias locales que ya lo están desarrollando, ¿cuál es el fruto que han obtenido?

Se conocen pocas iglesias que están implementando este modelo, por ejemplo, una en Panamá que presentó un plan de trabajo y ahora está en la preparación y en la formación de líderes. La iglesia más cercana a este modelo está en España, ellos gozan de frutos increíbles del trabajo que se está haciendo. Tienen un liderazgo sólido, con muchachos con claridad de su fe y de su compromiso con el Señor. Muchachos que salen, se gradúan, y regresan para seguir sirviendo en la iglesia. Es un trabajo que lo han desarrollado por veinte años.

¿Cuál es el problema principal que encuentran para desarrollar este modelo de pastoral juvenil?

Lo que más perjudica en la implementación de este tipo de modelo es la estructura de la iglesia, pues no permite que se desarrollen ideas a largo plazo. Para el desarrollo de un plan de trabajo de estos tenemos que pensar en un período de cinco a diez años. Los líderes no se quedan ese tiempo, cambian.

Un factor que contribuye al corto tiempo de permanencia de un líder son las estructuras cambiantes de líderes cada año, por votación. Otro factor que puede propiciar el cambio es que muchas veces el líder no tiene las herramientas para desarrollar el trabajo. Porque muchos de los líderes que asumen el trabajo de la pastoral juvenil no tienen noción de lo que ella exige. El modelo que tienen es el de la iglesia. Y ellos creen que trabajar con jóvenes es organizar el culto del sábado. Y entonces se funden y se frustran, porque hacen muchas actividades, se cansan, y ven muy pocos frutos. Lo que pretendemos es que, con este modelo, ya sea que llegue un joven, lleguen cinco o diez jóvenes, se siga con el mismo plan de trabajo, no se cambie. Ya que este plan de trabajo no se enfoca en buscar cantidad —aunque sí involucra desarrollo y reproducción— sino en dar a los muchachos la atención que ellos necesitan.

¿Cuáles son los pasos que debe dar un pastor para organizar una pastoral juvenil que responda a las necesidades de los jóvenes?

1. Elija el liderazgo. Para ello recomiendo seguir los siguienes pasos:

Provea los recursos de información y capacitación a las personas que invite a trabajar,—lo básico es entender la población con la cual ellos van a trabajar —. Conozca quiénes son los jóvenes, cuál es el proceso que están viviendo, y en qué consiste la pastoral juvenil. Un pastor debe buscar orientación con las organizaciones que están trabajando con jóvenes. Un ejemplo es RAÍCES que ha nacido a nivel de América Latina y ya se dirige hacia la RED internacional de pastoral juvenil. Los países donde todavía no está representada son Bolivia, Uruguay, Chile.

Pruebe el llamado. Para esto, el pastor tiene que darle seguimiento, y mientras lo observa trabajando con los jóvenes puede descubir si tiene el carisma y el corazón para trabajar en esa pastoral. Tiene que ver la aceptación que tiene ante los muchachos.

Y además comprobar si ama a los jóvenes. No es que sólo los invite a tomar café. No, es necesario que esté dispuesto a entregar su vida para poder formarlos y educarlos. Que los ame. Y que sea una persona que reconozca la necesidad que ella misma tiene de capacitarse. Una persona que esté continuamente aprendiendo. Con capacitación para que pueda desarrollar todo un programa. Porque sin esto estamos mal.

2. Atienda siempre la pastoral juvenil. Es un trabajo que el pastor siempre debe supervisar y proveer de asesoría continua por la experiencia pastoral que él mismo ha tenido.

3. Aprenda. Es imprescindible que el pastor también aprenda. Tiene que aprender el trabajo de la pastoral juvenil aunque no lo haga. Pero debe aprender para que cuando vengan cambios sea abierto a ellos.

Un pastor con una buena visión, no a corto plazo, sino a largo plazo, sabe que esto es una buena inversión. Aquí, ¿qué es lo vital? Que el pastor no sienta temor.¿Qué es lo que pasa? Gran cantidad de jóvenes que llegan a RAÍCES se revolucionan, luego llegan a la iglesia tratando de poner en práctica lo aprendido y el pastor se asusta. Porque muchas veces los pastores no tienen ningún plan de trabajo. Y lo que RAÍCES les ofrece es un programa completo, y es más, con todos los materiales. La estructura y la falta de conocimiento del pastor de este tipo de cambios que se están trabajando obstaculiza el trabajo. Uno de los cambios que debe tomar en cuenta es la permanencia de los líderes.

4. Evalúe períodicamente el trabajo que se está desarrollando, cada tres meses como mínimo.

5. Pastoree. Debe pastorear al liderazgo. Debe atenderlos a nivel personal. Porque el líder también está luchando con su propia problemática. Además debe apoyarlo, este apoyo y respaldo implica sacar el pecho por él, es decir yo estoy aquí contigo porque creo en ti. En privado puedo amonestarlo, pero nunca en público, en público lo respaldo.

6. Forme un equipo de personas que trabajen en la pastoral juvenil, no solo un líder, ni un pastor. Pero siempre debe haber uno que tenga la visión, ese es el que, para mí, debe tener permanencia a largo plazo. Sería fundamental, para el grupo de jóvenes, tener algunas parejas adultas activamente involucradas en el liderazgo, como parte del equipo. Pero estas personas adultas deben llenar ciertas condiciones. Gente que haya podido superar ya algunas etapas de su vida. Estas parejas ya maduras, no sólo supervisarán a los jóvenes, sino que realmente deben amarlos, apoyarlos, compartir su experiencia. Se tiene la idea de que los jóvenes no quieren a los adultos. Eso es mentira. Ellos no quieren a los adultos que están ahí sólo para criticarlos y censurarlos.

¿Cuáles serían los beneficios que recibe una iglesia local al enfocar la pastoral juvenil como RAÍCES la plantea?

Tendríamos una juventud menos religiosa, pero una juventud con un conocimiento más claro de lo que realmente es la fe en Jesucristo. Por ejemplo, conceptos que yo me había formado acerca de Dios y que, ahora, al leer la Biblia me doy cuenta que no es esa la verdad bíblica. El cristianismo es para disfrutar, algo para vivir. Es un estilo de vida, que me ayuda a ser un cristiano en la universidad, donde puedo escuchar a cualquiera decir las barbaridades más grandes y me puedo acercar a él para ayudarlo desde mi fe. Pero manteniéndome firme en mi fe en Jesucristo, sabiendo quién es Dios. Y con un compromiso más serio, sabiendo que no solamente tengo el marco de la iglesia para poder ser cristiano. Yo soy cristiano en el mundo. Soy esa sal y esa luz del mundo, que estoy ahí, viviendo mi fe donde me encuentre para que los demás puedan ver a Cristo Jesús.

Recapitulo, las iglesias pueden tener jóvenes creyentes en Cristo, no religiosos, sino bíblicos, bien preparados en cuanto a su fe, para vivirla y defenderla. Tendrá gente para desarrollar un buen liderazgo, un liderazgo más sano. Jóvenes con un concepto de compromiso más leal hacia la iglesia. Y el beneficio no es sólo para la iglesia, tendríamos mejores ciudadanos.

Jorge Zúñiga es el Coordinador del Departamento de Pastoral Juvenil de IINDEF (Instituo Internacional de Evangelización a Fondo).

About Wily Noel Condori Martinez

Powered by Blogger.